Historia

La Academia / Historia de la Academia

Inicio  /

Orígenes

 

Comprender los orígenes de la Academia de Ciencias Policiales de Carabineros de Chile aconseja realizar un viaje ficticio en el tiempo y observar los hechos históricos que remecían a nuestro país y al mundo durante el año 1939.

 

Chile era gobernado por el Frente Popular, liderado por un educador y abogado, Don Pedro Aguirre Cerda, gran admirador de Carabineros, y asiduo visitante de la Escuela formadora de Oficiales. Inquieto por naturaleza, se interesó en conocer en detalle los programas de estudio de los Cursos de Aspirantes y de los de Perfeccionamiento e Información de Oficiales y Jefes.

 

Nuestra Institución, por su parte, era liderada por el General Director Sr. Oscar Reeves Leiva, y aún se escuchaban ecos de los disparos que alteraron el orden el 5 de septiembre del año anterior, en que un grupo de jóvenes aventureros se atrevieron a retar al poder establecido en una aventura sin destino, que fue sellada trágicamente.

 

Origen en  D/S N° 5.941 del 5 Dic 1939.  Se creó bajo el nombre de “Instituto Superior de Carabineros”, cuyo objetivo principal era “Acrecentar los conocimientos de los mejores Oficiales de la Institución".  La O/G N° 510 del 12 Nov 1987, cambia la denominación a “Instituto Superior de Ciencias Policiales”, y al mismo tiempo, Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza N° 18.962 del 10 Mar 1990  lo reconoce como Plantel de Educación Superior, permitiendo realizar actividades docentes, de extensión e investigación que hasta ese entonces eran propias de las Universidades, además de otorgar Grados Académicos de Licenciado, Magíster y Doctorado.  Se crean a partir del año 1989, las Carreras de Ingeniería en Tránsito y Transporte e Ingeniería de Investigación Criminal.

 

Desde 21 Ago 1998, el Instituto Superior pasa a denominarse “Academia de Ciencias Policiales de Carabineros de Chile”, en virtud a la Ley N° 19.584 que modifica la Ley N° 18.962 Orgánica Constitucional de Enseñanza.

 

El Cuartel de la Academia de Ciencias Policiales de Carabineros de Chile, se encuentra ubicado en Av. Charles Hamilton Nro. 9798, comuna de Las Condes.

 

El edificio inicio su construcción en 1951, por petición de la Congregación Holy Cross de la Santa Cruz, siendo finalizada 3 años después.

 

En los años 70, fue ocupado por la Facultad de Economía de la Pontificia Universidad Católica.

 

El año 1977, es  vendido al Fisco, siendo destinado por Decreto Exento Nro. 15, del 06.06.1978, a la Subsecretaria de Carabineros y entregado a la Acipol.

 

La superficie del terreno abarca un total de 2,7 hectáreas.

Líderes

Ninguna obra puede llegar a buen fin sin que cuente con hombres visionarios que conciban y ejecuten el proyecto que lograron idear. En este orden de ideas, es conveniente recoger los nombres de quienes han tenido la inmensa responsabilidad de dirigir los destinos de la Academia en las distintas fases que ha trazado en el tiempo. Es así como, la historia recoge el nombre del entonces Coronel Inspector Don Pedro Silva Calderón como el primer Director del entonces Instituto Superior. Asesorado por el entonces Capitán Raúl Querci Pinto como Subdirector y el Teniente Luis Durán García, en calidad de Ayudante, redactaron el reglamento que permitió echar las bases del Plantel.

 

 

Ejerció la Dirección del establecimiento el Coronel Silva Calderón hasta el año 1942, siendo sucedido transitoriamente por el Mayor Querci y el Coronel Francisco Vásquez Cofré, siendo designado como titular a contar de abril de 1942, el Coronel don Osvaldo Pazols Alfaro.

La Academia y sus símbolos

 

  Una de las funciones más importantes del símbolo, además de la comunicación, lo constituye su calidad de agente de enseñanza en la medida en que los valores que encierra sean asimilados por quienes son portadores de ellos o por quienes tienen la posibilidad de contemplarlos. Los símbolos son de vital importancia en las artes, especialmente en la pintura, la escultura, la poesía y la música, y si bien no imponen al observador una interpretación lineal de lo que representan sí la sugieren sutilmente a través de su representación.

 

El Instituto Superior de Carabineros al nacer a la vida pública en los inicios de la cuarta década del siglo pasado incorporó paulatinamente en su acervo determinados símbolos y signos que apuntaban a crear un vínculo trascendente entre sus miembros.

  • LA PIOCHA

    De la primera cohorte de oficiales alumnos nació uno de los más preciados símbolos para quienes logran el ansiado título profesional de “Oficial Graduado”, la piocha que los distingue como tal. La historia recoge como autor de ésta al entonces Capitán alumno Pablo Tuza Concha, distinguido oficial que en su carrera profesional llegó a ostentar el grado de Coronel, siendo uno de los fundadores del Círculo que acoge a los oficiales superiores en retiro que han alcanzado dicha categoría. Al diseñarlo, el entonces Capitán Tuza, amalgamó, bajo una superficie rectangular enlozada

    en verde esmeralda – el color de Carabineros de Chile –, el escudo nacional con su tradicional característica, su lema, el cóndor y el huemul y los elementos que lo conforman incluyendo su divisa: ”Por la razón o la fuerza”; las carabinas cruzadas como insignia de la institución a la que pertenecen; todas ellas abrazadas por el laurel de los vencedores; y fabricada con materiales nobles, la plata o el oro, este último reservado para aquellos que alcanzan la dignidad de oficiales generales. De acuerdo a las indagaciones efectuadas, la piocha del Oficial Graduado data del año de la fundación o mejor dicho de la puesta en marcha del Plantel, 1940.

  • EL ESCUDO DE LA ACADEMIA

    Con el correr de los años se fueron agregando otros símbolos que distinguieron el quehacer del naciente Instituto Superior, hoy Academia de Ciencias Policiales, entre los que podemos mencionar la bandera en la que se inscribe el escudo de la Academia. El escudo ha sido diseñado de forma semi-rectangular con inflexiones. En el centro lleva las carabinas cruzadas, rodeada por una corona de laureles, insertándose en la parte superior de éstas, al centro, la letra “A” que representa a la Academia y reemplazó las tradicionales “IS” al cambiar de nombre el establecimiento. En la parte inferior, bajo la unión de los laureles e inmediatamente sobre la orla inferior del escudo, se ubica la leyenda en latín “Ordo, Patria et Sapientia”. Su fondo es de color verde, en un tono levemente más claro que el de la bandera. Sus caracteres son dorados, con excepción de la estrella de cinco puntas, símbolo universal de múltiples interpretaciones, que se ubica sobre la letra “A”. La cinta sobre la que se inscribe el lema de la Academia tiene como fondo el color blanco y sus letras en color dorado.

  • UN LEMA PARA EL INSTITUTO

    El lema del plantel, al que ya hemos aludido, “ordo, patria et sapientia”, (orden, patria y sabiduría), fue producto de la creatividad de uno de los directores que la han comandado, el Coronel y más tarde General don Franklin Troncoso Bachler, hombre destacado en su carrera, profesor de historia y de gran vuelo intelectual. Se agrega esta divisa al escudo del establecimiento el año 1962.

    Su intención es recoger el lema de Carabineros de Chile -Orden y Patria- con un importante agregado: la virtud de la “sabiduría” como objetivo y elemento primordial de la actividad del Plantel.  Es decir, su egresado, el Oficial Graduado, debiera distinguirse entre sus pares no solo por un signo externo, sino por haber asimilado en su espíritu un conjunto de conocimientos y valores que lo hacen digno y capaz para desempeñarse en puestos de mayor envergadura y responsabilidad. Su cuerpo docente por otra parte debe esmerarse en coadyuvar a la búsqueda de soluciones inteligentes frente a los problemas de todo orden que aquejan a la sociedad en su conjunto y al hombre en su individualidad.

  • UN MURAL PARA LA HISTORIA

        La instalación del Instituto Superior en los terrenos de su actual cuartel en el sector de Los Dominicos de la comuna de Las Condes trajo una inquietud que con el correr de los años se vio materializada: la construcción de un mural en el Salón de Honor y Aula Magna del Plantel que reflejara sintéticamente la historia de la función policial desde el arribo a Chile de los conquistadores españoles hasta el nacimiento de Carabineros de Chile.

     

    La inscripción artística en muros es sin lugar a dudas la expresión palpable del desarrollo del simbolismo a través de la historia. Su evolución como forma artística llegó hasta el desarrollo de grandes muralistas que han plasmado su talento en esas magnas telas que son los muros. Nuestro país ha sido fructífero en la producción de dichos talentos, nombres como los de Roberto Matta o Fernando Daza se han destacado en la producción de obras de gran tamaño y rico simbolismo. En el caso que nos ocupa la iniciativa provino de don Gabriel Ormeño Melet, distinguido oficial que llegó a ocupar

    el cargo de General Subdirector de Carabineros de Chile, y que entre otras destinaciones tuvo la responsabilidad de comandar el Instituto Superior durante los años 1984 y 1985. La idea de crear esta obra, según se desprende del testimonio del General Director Don Rodolfo Stange Oelckers, fue concebida por el entonces Teniente Coronel Ormeño mucho antes de llegar a ocupar el cargo de Director del Plantel. La materialización de la obra fue encargada al distinguido artista don Vittorio Di Girólamo Carlini.

     

     Nacido en Italia, reconoce a Chile como su segunda patria. Para materializar el mural recibió la sabia asesoría histórica del Coronel (R) Diego Miranda Becerra quien aportó sus conocimientos tanto en lo referente a la historia de las instituciones como a los uniformes que utilizaban quienes las componían. Los bocetos que permiten materializar tan bella iniciativa se conservan hoy en la biblioteca del Instituto. ¿Qué representa este mural? Como ya se ha dicho es la historia de la función policial en Chile representada en una sinopsis histórica magistral, que rinde homenaje tanto a las antiguas instituciones responsables del mantenimiento del orden y la seguridad de los habitantes, como igualmente a ilustres personajes que hicieron posible la existencia de Carabineros de Chile. Digamos brevemente que en su estructura están reflejadas las figuras del primer Alguacil Mayor don Juan Gómez de Almagro junto a figuras de envergadura de los años fundacionales de nuestra Patria, hasta terminar con la imagen de nuestro fundador, dos veces Presidente de la República, General don Carlos Ibáñez del Campo. Junto a él se encuentran las figuras de Humberto Contreras de la Vega, Manuel Concha Pedregal, Arturo Norambuena Riquelme, Luis Marchant González y Manuel Chacón Garay. Este mural fue inaugurado solemnemente en noviembre de 1991 y se ha convertido en un verdadero ícono del plantel.